Geolocalización

Tecnologías detrás de la localización

Los sistemas de localización han ido evolucionando desde su creación en 1973, y su lanzamiento al público general en 1995.

Sistemas GPS

GPS, siglas de Global Positioning System, fue un proyecto iniciado por el departamento de defensa de los Estados Unidos de América, inicialmente con fines únicamente militares. Pero su utilidad era tan evidente que se liberó para el uso civil en los años 80, y fue completamente operativo en el 95. GPS cuenta con 25 satélites que orbitan alrededor de la tierra, y permiten triangular las posiciones de cualquier dispositivo que cuente con sensores receptores compatibles (cualquier teléfono móvil inteligente a día de hoy).

Además de este sistema, el gobierno ruso también lanzó su propia versión de posicionamiento llamada GLONASS (Global Navigation Satellite System), que aunque no tuvo covertura completa del globo terrestre hasta los años 2000, hoy en día se puede añadir al sistema GPS, aumentando la cantidad de satélites disponibles, e incluyendo los 24 del sistema ruso.

Aún con todo esto, experimentamos algunos errores de precisión en el posicionamiento, cuando utilizamos sensores comunes como los que tenemos en nuestros teléfonos. El error puede estar en torno a los 3 a 10 metros, dependiendo de la calidad del sensor, del lugar donde nos encontremos, la cantidad de satélites disponibles, etc.

Galileo GPS

Por suerte existen otros sistemas para poder minimizar este error, además de Galileo, el conjunto de satélites europeos que estarán completamente operativos allá por 2020, y que nos permitirán añadir más señales, y por lo tanto mayor precisión a los actuales sistemas de posicionamiento. Se espera que con los casi 30 satélites que Galileo tiene previsto lanzar, se puedan obtener errores menores al metro de distancia. Sin duda un gran paso para este tipo de soluciones.

Otro acercamiento es la utilización del GPS diferencial, o DGPS. Este tipo de localización lo que hace es utilizar estaciones terrestres para incluir un valor de corrección a los actuales sistemas de GPS y GLONASS. En algunas ocasiones se puede llegar a errores de entre 1 y 2 metros. La parte negativa es que se depende de un dispositivo externo, con un sensor específico, para poder consumir este tipo de señales.

Onirix Places

En Neosentec tenemos como foco principal la realidad aumentada, y en muchos casos, tratamos de combinarla con otras tecnologías. El caso de la localización no es una excepción, puesto que podemos servirnos de este tipo de funcionalidades para generar experiencias de realidad aumentada diferentes. En nuestra plataforma de realidad aumentada, Onirix, tenemos un módulo específico para este fin: Onirix Places. Con este tipo de tecnologías podemos situar elementos visuales a través de la cámara de nuestro teléfono móvil, cuya posición se base en indicaciones GPS. De este modo se pueden generar mapas con información de interés asociada, y posteriormente añadir a una app móvil la capacidad de visualizar esa información con realidad aumentada.

Desde rutas turísticas, hasta la visualización de pisos de alquiler en una zona concreta; desde indicaciones de tareas para un operario en una obra en una gran extensión, hasta el desarrollo de juegos donde el usuario vea preguntas flotando en diferentes zonas de una ciudad. La realidad aumentada geolocalizada es un hecho, y puede aportar un valor diferencial a cualquier producto o sector. Si quieres saber más no dudes en ponerte en contacto con nosotros.