Realidad aumentada aplicada al turismo

VENTAJAS QUE NOS APORTA LA RA

En el sector turístico, la realidad aumentada nos ofrece múltiples ventajas:

Comodidad y facilidad

ya sea desde casa o in situ, nos facilita cada viaje sin ningún esfuerzo. Solo necesitamos un dispositivo con cámara, brújula y GPS para disfrutar de la experiencia.

Mejoría de la percepción

sin la realidad aumentada podríamos perdernos mucha información interesante a la que no siempre es fácil acceder.

Optimización de nuestro tiempo

gracias a la realidad aumentada en turismo y museos disfrutaremos más de lo que importa en un viaje. Nos permitirá planear rutas según tiempo disponible. Podremos ver las líneas de autobuses más prácticas y rápidas sin tener que preguntar. O podremos encontrar farmacias o cajeros de cierta red sin perder tiempo.

Aplicaciones de la RA para el turismo

Las ventajas de la realidad aumentada en la industria turística abren un amplio abanico de posibilidades para mejorar la oferta de ocio en museos, restaurantes, etc.

Realidad aumentada: publicidad al cuadrado

La información que aporta la realidad aumentada nos cuenta, por ejemplo, dónde encontrar un restaurante vegano, el precio de la entrada de un museo, el siglo de construcción de una iglesia y mil detalles interesantes más. De esta manera, van de la mano la realidad aumentada en el sector publicidad y la realidad aumentada en el sector turismo. Introducir ciertos comercios como sugerencia para el turista puede multiplicar exponencialmente las visitas a estos.

La mejor manera de optimizar un viaje

Estos tours virtuales se sobreponen en tiempo real a nuestra realidad mediante los dispositivos digitales. De esta forma, se añaden capas de información que dan un valor añadido a nuestro viaje. Lo que ya vemos en directo con nuestros ojos se mezcla con lo que nos da la realidad aumentada. Esto nos permite perfeccionar el mundo real con el virtual sin sustituir ninguno de los mundos, sino complementandose.

Algunos ejemplos de realidad aumentada en turismo y museos

Mejora la experiencia del viajero en cualquier lugar

Posibilidad de crear guías digitales

Si nos encontramos en un mirador de una montaña, la realidad aumentada en turismo podrá contarnos que bajo nuestros pies hay una falla. Puede añadir también a qué distancia está la isla que se ve en el horizonte o que el volcán que se ve a la derecha hizo su última erupción en 1771.

Pongamos, por ejemplo, que visitamos un museo de arqueología y vemos los restos óseos de un animal. La realidad aumentada en museos nos ampliará la información y la hará más didáctica y amena con un vídeo animado sobre en qué lugar del animal iría colocado cierto hueso.

Digamos que estamos lejos de un cuadro en un museo y no nos podemos acercar por su gran tamaño o porque hay mucha gente. Gracias a la realidad aumentada en museos, la guía digital nos acercará a un detalle interesante de la pintura. De otra manera, quizás nunca nos hubiéramos podido fijar en ello.

Guiado de interiores en museos

También puede resultar muy útil ofrecer un guiado de interiores en este tipo de espacios (museos o salas expositivas) mediante realidad aumentada. Esto permite incluir señalética de una manera precisa y visual, para guiar al visitante por los diferentes lugares. Otro ejemplo útil es llevar las cartelas y paneles informativos al mundo virtual, de este modo mediante un teléfono móvil, el visitante podrá consultar la información relevante a cada obra de manera sencilla, en cualquier idioma y siempre actualizada. Eso supone un ahorro considerable para el museo, sobretodo cuando hablamos de exposiciones temporales.

Geolocalización para los turistas

La realidad aumentada puede funcionar muy bien en otro tipo de actividades como son las rutas rurales o urbanas. Mediante la realidad aumentada geolocalizada, un turista puede observar los puntos de información que se encuentran a su alrededor, de una manera sencilla y muy intuitiva. Verá en su entorno inmediato estos pdis flotando, y podrá consultar información relevante sobre cualquiera de ellos.